LOS PRINCIPIOS BÁSICOS DE ÉTICA PARA EL AMIGO DEL CABALLO

 

1º LA PERSONA QUE TRATA CON CABALLOS ASUME LA RESPONSIBILIDAD SOBRE EL SER VIVO QUE LE HA SIDO CONFIADO.

2º LA TENENCIA DE CABALLOS DEBE ADAPTARSE A SUS NECESIDADES NATURALES.

3º LA SALUD MENTAL Y FÍSICA DEL CABALLO ESTÁ POR ENCIMA DE TODO, INDEPENDIENTEMENTE DE SU UTILIDAD.

4º EL HOMBRE DEBE CONSIDERAR A TODO CABALLO POR IGUAL, INDEPENDIENTEMENTE DE SU RAZA, EDAD Y SEXO O SU UTILIDAD PARA LA CRÍA, EL OCIO O EL DEPORTE.

5º EL CONOCIMIENTO DE LA HISTORIA DEL CABALLO, DE SUS NECESIDADES ASÍ COMO EL CONOCIMIENTO DE SU MANEJO, SON BIENES HISTÓRICO-CULTURALES. DEBEN SER CONSERVADOS, TRANSMITIDOS Y LEGADOS A FUTURAS GENERACIONES.

6º EL TRATO CON EL CABALLO ES SIGNIFICATIVO PARA FORMAR LA PERSONALIDAD, ESPECIALMENTE EN LA JUVENTUD. SIEMPRE HAY QUE PROMOVER Y ESTIMULAR ESTE SIGNIFICADO.

7º LA PERSONA QUE PRACTICA DEPORTE CON EL CABALLO, DEBE SOMETERSE A LA ENSEÑANZA JUNTO CON EL CABALLO QUE SE LE HA CONFIADO. EL OBJECTIVO DE TODA ENSEÑANZA ES LA MÁXIMA ARMONÍA ENTRE EL HOMBRE Y EL CABALLO.

8º EL USO DEL CABALLO, TANTO PARA LA COMPETICIÓN COMO PARA EL DEPORTE GENERAL DE EQUITACIÓN, ENGANCHE Y VOLTEO, DEBE ADAPTARSE A SUS APTITUDES, CAPACIDADES Y SU VOLUNTAD. INFLUIR EN SU CAPACIDAD DE PRESTACIÓN CON MEDICAMENTOS O UNA ACTITUD DEL HOMBRE POCO RESPECTUOSA CON EL CABALLO, DEBE SER RECHAZADO Y PENALIZADO.

9º LA RESPONSIBILIDAD DE LA PERSONA SOBRE EL CABALLO QUE SE LE HA CONFIADO SE EXTIENDE TAMBIÉN HASTA EL FIN DE SUS DÍAS. EL HOMBRE SIEMPRE DEBERÁ CUMPLIR CON ESTA OBLILGACIÓN HACIA EL CABALLO.